CAPITULO DOS

OBSERVACIONES GENERALES

Nombre

La primera división del canon sagrado del Antiguo Testamento, es conocida  generalmente con el nombre de Tora (esto es, la Ley). El nombre tora proviene de la raíz yara, "aventar" o "disparar", y significa "dirección", "ley", "instrucción". Cuando se utiliza para designar a los primeros cinco libros de la Biblia, se le usa en un sentido más restringido tratando de hacer énfasis en el elemento legal que forma una gran parte de estos libros. Este uso no excluye las selecciones narrativas e históricas, sino más bien las incluye, ya que forman un marco adecuado para la legislación.
Al Pentateuco se le llama en el Antiguo Testamento:
(1) la Ley: los. 8:34; Esd. 10:3; Neh. 8:2,7,14; 10:34,36; 12:44; 13:3; 2 Cr. 14:4; 31:21;
33:8.
(2) el libro de la Ley: Jos. 1:8; 8:34; 2 R. 22:8; Neh. 8:3.
(3) el libro de la ley de Moisés: Jos. 8:31; 23:6; 2 R. 14:6; Neh. 8:1.
(4) el libro de Moisés: Esd. 6:18; Neh. 13:1; 2 Cr.    25:4; 35:12.
(5) la ley de Jehová: Esd. 7:10; 1 Cr. 16:40; 2 Cr. 31:3; 35:26.
(6) la ley de Dios: Neh. 10:28,29.
(7) el libro de la ley de Dios: Jos. 24:26; Neh. 8:18.
(8) el libro de la ley de Jehová: 2 Cr. 17:9; 34:14.
(9) la ley de la ley de Jehová su Dios: Neh. 9:3.
(10) la ley de Moisés siervo de Dios: Dn. 9:11, Cf. con 13; cf. Con Mal. 4:4.

Se puede observar cuán adecuadamente describen estas frases al Pentateuco. Hacen énfasis en su legislación, la Ley; indican que está en forma permanente, el Libro. Dirigen la atención hacia su escritor humano,  Moisés; y apuntan hacia el Autor Divino, Jehová, quien es Dios.

Al Pentateuco se le llama en el Nuevo Testamento:
(1) el libro de la Ley: Gá. 3:10.
(2) el libro de Moisés: Mr. 12:26.
(3) la Ley: Mt. 12:5: Lc. 16:16; Jn. 7:19.
(4) la ley de Moisés: Lc. 2:22; Jn. 7:23.
(5) la ley de Jehová: Lc. 2:23,24.
La palabra "Pentateuco", se deriva de dos palabras griegas, pente ("cinco") y teuchos ("tomo")1, propiamente un adjetivo que modifica a biblos ("libro"), es, por tanto, "un libro de cinco tomos". El que se haya usado por primera vez, probablemente se lo debemos a Orígenes, en Juan 4:25 "del Pentateuco de Moisés" Cf. PG XIV, Col 444). Tertuliano lo usó en Latín como nombre pro¬pio, Pentateucos (Adversus Marcionem 1: 10 en PL, 11, col. 282).
Tanto Filo como Josefo testifican sobre la división en cinco par¬tes de la Ley. Algunos eruditos, como por ejemplo Haevernick, creen que los traductores de la Septuaginta hicieron la división. Y Pfeiffer piensa que corresponde aún a la primera edición en hebreo
de la obra. Muy probablemente sin embargo, la división es natural. Génesis, Levítico y Deuteronomio componen una unidad; de aquí podemos asumir que la división en cinco partes es obra original del autor de la Ley, esto es, Moisés.
Los judíos (p. ej., Jerusalén Talmud, Sanhedrin 10: «28a«, Koheleth rabba en Ec. 12: 11) se refirieron al Pentateuco como "las cinco quintas partes de la Ley", y a cada libro se le llamó una quinta parte.

Paternidad literaria
El autor humano del Pentateuco fue Moisés, el gran legislador de Israel. Es cierto que no existe ninguna introducción, anotación o declaración que la obra en toda su extensión sea producto de Moisés (Cronill). Sin embargo, hay un testimonio convincente, de una naturaleza interna como externa, para respaldar la opinión de que Moisés escribió el Pentatuco.

l. El testimonio del Pentateuco
Las citas que mencionamos a continuación son de un valor espe¬cial porque muestran que porciones importantes de la Ley fueron escritas por Moisés.

(a) Éx. 17:14, "Y Jehová dijo a Moisés: Escribe esto para me¬moria en un libro, y di a Josué que del todo tengo de raer la memoria de Amalec de debajo del cielo". Este versículo muestra que a Moisés se le consideraba una persona digna de escribir. Lo que él
debía escribir, probablemente incluye la profecía y su ocasión histórica, el ataque de Amalec.
(b) Éx. 24:4-8, "Y Moisés escribió todas las palabras de Jehová” (v. 4a). Esto se refiere cuando menos al "libro del Pacto" (Éx. 21:2-23:33), y puede aun incluir Ex. 19 y 20.
(c) Éx. 34:27, "Y Jehová dijo a Moisés: Escribe tú estas pala¬bras; porque conforme a estas palabras he hecho la alianza contigo y con Israel". Esta es la segunda vez que el Señor le ordenó a Moi¬sés que escribiera. Se refiere a Ex. 34:10-26, el segundo decálogo.
(d) Nm. 33:1,2. "Y Moisés escribió sus salidas conforme a sus jornadas por mandato (lit., boca) de Jehová" (v. 2a). Aquí se ex¬presa claramente que Moisés escribió la lista de estancias desde Egipto hasta Moab cubriendo la jornada completa de los hijos de Israel. Este itinerario es en realidad un argumento poderoso en favor de la paternidad literaria de Moisés y abarca toda la narra¬ción del Pentateuco (véase pág. 94ss.). Si Moisés escribió este itinerario, sin duda escribió la narración sobre la peregrinación en el desierto.
(e) Dt. 31:9. "Y escribió Moisés esta ley, y dióla a los sacerdotes, hijos de Leví, que llevaban el arca del pacto de Jehová, ya todos ancianos de Israel". "Y como acabó Moisés de escribir las palabras de esta ley en un libro hasta concluirse. . ." (v.24).
Probablemente estas palabras se refieren a los libros anteriores Pentateuco, ya que Deuteronomio admite que el pueblo estaba sujeto a una legislación mosaica previa (Cf. Dt. 4:5,14; 29: 1; etc.). Pero aun si la referencia se limita a porciones de Deuteronomio, testifica al hecho que Moisés escribió extensamente.
(f) Dt. 31:22. "Y Moisés escribió este cántico aquel día, y enseñólo a los hijos de Israel". Esto se refiere a Deuteronomio 32.
Para sintetizar, podríamos decir que hay tres secciones legislativas cuya paternidad literaria son adjudicadas a Moisés, y tres secciones que tratan asuntos históricos.
Además de los seis pasajes mencionados anteriormente, debemos observar los siguientes hechos. No se menciona la paternidad literaria de Génesis, pero como habremos de mostrar más tarde, Génesis forma una parte orgánica del Pentateuco (véase págs. 37, 55). En los cuatro libros restantes, Moisés aparece como el personaje principal, el mediador de la Ley. Es a Moisés a quien Dios entrega los Diez Mandamientos y quien constituye la figura central en esa majestuosamente abrumadora transacción en el Sinaí Es a Moisés, a quien el Señor revela, por medio de comunicación personal, las instrucciones para la construcción del Tabernáculo (Ex. 25-31). En el relato de la construcción del Tabernáculo frecuentemente encontra¬mos la frase "como Jehová lo mandó a Moisés". En el libro de Levítico encontramos a menudo frases como" Jehová habló a Moisés diciendo", y también encontramos esto en Números.
El libro de Deuteronomio principia diciendo: "Estas son las palabras que hablo Moisés a todo Israel", etc. (v. 1). En el versículo 5 leemos, "De esta parte del Jordán, en tierra de Moab, resolvió Moisés declarar esta ley, diciendo..." "El Deuteronomio está compuesto en gran parte de detallados mensajes predicados por Moisés y cuyo principal propósito es, repasar las leyes anterior¬mente dadas y aplicarlas a las nuevas condiciones bajo las cuales tendría que vivir Israel en poco tiempo, y exhortar al pueblo a la lealtad y obediencia" (FB, pág. 6).

II. El testimonio del texto del Antiguo Testamento

De especial importancia es el libro de Josué, el cual está lleno con referencias a Moisés. A Josué no se le debe considerar como el sucesor de Moisés, ya que debido a su alta investidura, Moisés no tuvo más que un solo sucesor: Cristo. Sin embargo, Josué obtuvo su autoridad de Moisés. La ley de Moisés debía ser su norma y guía. A eso se debe que frecuentemente encontremos a Josué haciendo "de la manera que Jehová la había mandado a Moisés" (p.ej. 11: 15,20; 14:2; 21:2; etc.). Pero hay varias referencias explícitas al hecho de que la Ley escrita era la obra de Moisés; observemos "este libro de la ley" (1:7,8); "escrito en el libro de la ley de Moisés" (8:31; CL también vv. 32,34;23:6); "la palabra de Jehová por mano de Moisés" (22:9; CL también v. 5).
En Jueces 3:4 leemos: "para saber si obedecerían a los manda¬mientos de Jehová, que él había prescrito a sus padres por mano de Moisés". Encontramos referencias a Moisés en Reyes, Esdras, Nehemías, y Crónicas. Encontramos expresiones como "la ley de Moisés" (1 R. 2:3); "el libro de la ley de Moisés" (2 R. 14:6); , "la ley que mi siervo Moisés les mandó" (2 R. 21:8); "el libro de Moisés" (Esd. 6:18; Neh. 13:1). (CL también 1 R. 8:9, 53-56; 2 R. 23:25; 22:8 con 2 Cr. 34:14; 2 Cr. 23:18; 25:4; 35:12; Esd. 3:2; Neh. 8:1-8).
Las referencias a Moisés en los Profetas son más bien poco frecuentes. En su mayoría los Profetas hablan sólo de la ley, como por ejemplo en Isaías 1:10. El significado preciso de la palabra "ley" cada vez que ésta ocurre sería bastante difícil de determinar. Sin embargo, la única ley con autoridad reconocida en el Antiguo Testamento, es la Ley de Moisés y es a esta ley a la que los profetas se refieren. Debemos observar que Daniel habla claramente de "el juramento que está escrito en la ley de Moisés, siervo de Dios" (9:11-13), y Malaquías advierte, "Acordaos de la ley de Moisés mi siervo, al cual encargué en Horeb ordenanzas y leyes para todo Israel" (4:4).
La presuposición del testimonio del Antiguo Testamento es que existe un libro escrito que es conocido como la Ley, y que el contenido de la Ley fue dado a Moisés por Jehová. Sobre el asunto de la paternidad literaria de la Ley, el Pentateuco y el resto del Antiguo Testamento reconocen solamente a un autor humano, y ese autor es Moisés.

III. El testimonio del Nuevo Testamento

El Nuevo Testamento rinde claro testimonio sobre la paternidad literaria de Moisés del Pentateuco. Sobre este punto parece que nuestro Señor y los judíos no tuvieron ninguna discusión. El más bien objetó a la mala interpretación de la Ley. Cristo cita pasajes de la Ley como pertenecientes a Moisés, por ejemplo, "Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres" (Mt. 19:8; Mr. 10:5). Compare también Mt. 8:4; Mr. 1:44, 7:10; 12:26; Lc. 5:14; 20:37; 16:31. Observe particularmente Lc. 24:27,44; Jn. 5:47; 7:19).
El resto del Nuevo Testamento está en armonía con el testimonio de nuestro Señor. (CL Hch. 3:22; 13:39; 15:5-21; 26:22; 28:23; Ro. 10:5,19; 1 Co. 9:9; 2 Co. 3:15; Ap. 15:3).
Como lo hace el Antiguo, el Nuevo Testamento rinde testimonio acerca de un escrito conocido como la Ley, y considera a Moisés como su escritor. De hecho, en el Nuevo Testamento, las palabras "Moisés" y "ley" son sinónimas.2
¿Qué queremos decir por paternidad literaria mosaica?
Cuando afirmamos que Moisés escribió o que fue el escritor del Pentateuco, no queremos decir que necesariamente escribió cada palabra. El insistir en esto estaría fuera de lo razonable. Hammurabi fue el autor de su famoso código, pero seguramente que él mismo no lo imprimió en el acero. Nuestro Señor fue el autor del Sermón del Monte, pero no lo escribió El mismo. Milton fue el autor de El Paraíso Perdido, pero no lo escribió todo a mano.
El testimonio de las Sagradas Escrituras nos lleva a creer que
Moisés fue el escritor fundamental o real del Pentateuco. Al componerlo, como Astruc ha sugerido, pudo haber usado partes de documentos escritos previamente. También, bajo inspiración divina, pudo haber algunas revisiones o adiciones secundarias. Esencialmente sin embargo, es el producto de Moisés. La posición que los conservadores defienden ha sido bien expresada por Wilson: "Que el Pentateuco, en su forma actual es histórico y desde el tiempo de Moisés; y que él fue su verdadero autor, aunque haya sido revisado y editado por redactores posteriores, siendo las adiciones tan inspiradas y auténticas como el resto" (A Scientific Investigation 0f theOld Testament, 1929, pág. 11).

NOTAS DEL CAPITULO DOS

1. La palabra "teuchos" propiamente quiere decir un instrumento. Se le llegó a usar para referirse a un recipiente para guardar rollos de papiro y también para referirse al rollo mismo, de allí su significado, volumen o tomo.
2. La evidencia interna de la paternidad literaria de Moisés se discutirá en conexión con los libros sueltos.

www.iglesiareformada.com
Biblioteca
Una Introducción
al
Antiguo Testamento

por
Edward J. Young

Profesor de Antiguo Testamento en el
Seminario Teológico Westminster
Filadelfia, Pennsylvania, EE.UU.